domingo, 28 de diciembre de 2014

Buen año para los gobiernos populares en América latina



Balance electoral 2014

Buen año para los gobiernos populares en América latina

Pese a la incógnita que plantea hacia el futuro el retraso en el proceso de integración regional, las contiendas electorales mantuvieron una dinámica en general favorable a la persistencia de políticas reparatorias y redistributivas.

Buen año para los gobiernos populares en América latina
El movimiento hacia Cuba por parte de los Estados Unidos es una jugada estratégica en un tablero adverso que cambió desde la cumbre de Mar del Plata en 2005, cuando el comandante Hugo Chávez les dijo “¡El ALCA al Carajo!”. Es que las contiendas electorales del año 2014 arrojaron una victoria de los gobiernos populares y sumaron nuevas experiencias para región. Este año, a la consolidación de procesos importantes como en El Salvador, Bolivia, Brasil, y Uruguay, se sumaron nuevas tendencias en Panamá y Costa Rica, país que cambió su orientación política de seguidismo norteamericano, reafirmando su latinoamericanismo, y que el 25 al 29 de enero de 2015 será sede de la próxima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un espacio donde Estados Unidos y Canadá están excluidos.
A su vez, este año se mantuvo la tendencia favorable a los gobiernos populares marcada durante el año 2013, que primero tuvo la ajustada victoria de 200 mil votos de Nicolás Maduro, candidato del Gran Polo Patriótico, alianza de izquierda liderada por el Partido Socialista Unido de Venezuela, contra Henrique Caprile, de la Mesa de Unidad Democracia, una convergencia de la derecha venezolana; luego continuó con la reelección de Rafael Correa que arrasó en las elecciones presidenciales de Ecuador, con el 57,17% de los votos para Alianza País, frente al 22,68% del opositor Guillermo Laso de CREO; y concluiría con el triunfo de Michelle Bachelet en Chile, con su Nueva Mayoría (donde ahora la Concertación del Partido Socialista y el Partido Demócrata Cristiano suma al Partido Comunista) logró en segunda vuelta el 66% de los votos frente al 37% de Evelyn Matthei del gobernante partido de derecha. En tanto, la elección de Horacio Cartes, del Partido Colorado en Paraguay, y de Juan Orlando Hernández, en Honduras, marcaron una continuidad de los golpes institucionales abiertos en esos países.
Nueva tendencia en Centro América. Las contiendas electorales de 2014 comenzaron allá por el 2 febrero, cuando El Salvador y Costa Rica concretaron su primera ronda electoral y donde ambos países tuvieron que ir a una segunda vuelta para definir la presidencia. El Salvador la tuvo el 9 de marzo, donde el candidato oficialista del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, se impuso sobre el opositor Norman Quijano de la derecha de Arena, por un exiguo margen de 6.634 votos. Así, el FMLN logró consolidar su propuesta política, porque colocó en la presidencia a un candidato propio, en tanto que en las elecciones pasadas, en transición a su incorporación a la legalidad política tras haber sido un grupo armado, impulsaron la candidatura de Mauricio Funes, un periodista independiente.
Mientras, Costa Rica salió del tradicional bipartidismo formado desde 1986 por el Partido de Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana. Con la crisis interna de los socialcristianos, por denuncias de corrupción que llevaron a la cárcel a los ex presidentes Rafael Calderón y Miguel Ángel Rodríguez, y el desgaste que tuvo el oficialismo por la mala gestión de Laura Chinchilla, se abrió paso a un cambio. Si bien los partidos que forman el Foro de San Pablo, espacio donde participan partidos de izquierda gobernantes en la región, esperaban la victoria del ecologista del Frente Amplio José María Villalta, el triunfo fue para Luis Guillermo Solís, del Partido de Acción Ciudadana (PAC), que tras el abandono de la campaña electoral del oficialista Johnny Araya se allanó el camino para que gane con el 77% la segunda vuelta. Así, un partido que no proviene del calderonismo ni del liberacionismo podría impulsar una nueva orientación a este país, tendencialmente alineado a los Estados Unidos.
Otro país que optó por el cambio fue Panamá, que el 4 de mayo, Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista, logró imponerse por el 39,1% (724.762 votos) al oficialista José Domingo Arias, de Cambio Democrático que obtuvo el 31,4% (581.828 votos), que era acompañado por Marta Linares, la señora del entonces presidente Ricardo Martinelli. El PAN es un partido de centro que abre una nueva tendencia en un país que tuvo un fuerte crecimiento, luego de la transferencia del Canal interoceánico, pero que en el futuro tendrá la competencia del que se construirá en Nicaragua.
Sudamérica sigue el mismo sendero. En el sur del continente, las elecciones sentenciaron a los mismos oficialismos con contiendas muy parejas. En Colombia, se realizaron nuevamente elecciones restringidas que vienen desde el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril de 1948. Si bien hay negociaciones para el ingreso de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) a la arena política, el camino es aún largo. Así, este país tuvo que elegir entre diferentes propuestas de derecha, donde si bien el 25 de mayo, en la primera vuelta resultó primero Óscar Iván Zuluada, el delfín del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, en el balotaje del 15 de junio, el presidente Juan Manuel Santos, del Partido de la U (Unidad Nacional), logró su reelección con el 50,95% de los votos. Si bien Colombia mantiene una cercanía a Estados Unidos y es un articulador de la Alianza del Pacífico, junto a Perú, Chile y México, también sostiene una relación de acuerdos con Venezuela y propicia el ingreso a la política de las FARC.
Durante octubre se desarrolló la última tanda de contiendas electorales. La más tranquila fue la del 12 de octubre, fecha simbólica para América latina, donde Evo Morales arrasó con el 62% de los votos y logró una reelección, ya que si bien asumió en 2006, al sancionarse una nueva constitución en 2009 se eliminó la República y fue elegido para conducir el Estado Plurinacional de Bolivia con el 64% de los sufragios. Lo interesante es que Morales ganó en ocho de los nueve departamentos bolivianos, incluso en Santa Cruz, bastión de la oposición. Así, el mandatario va camino a convertirse en el presidente que más tiempo ocupará la presidencia en Bolivia si cumple su mandato y alcanza los 14 años en el gobierno. Además, mantiene una articulación con Venezuela, Ecuador y Cuba, mediante el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), de la que también forman parte Nicaragua y otros países del Caribe. A su vez, tiene una estrecha relación con Argentina, vinculada a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y apoya las experiencias de Brasil y Uruguay, gobiernos que lograron la continuidad en confrontaciones de segunda vuelta con una fuerte polarización con la derecha de sus países.
En Brasil, la reelección de Dilma Rousseff tuvo un camino sinuoso, que pasó de un escenario favorable a otro altamente complejo. A principio de año, las encuestas daban una posible victoria de la mandataria en primera vuelta con una preferencia de votos superior al 45% y un triunfo seguro frente a cualquiera de los dos postulantes de ese entonces, el socialdemócrata Aécio Neves y el socialista Eduardo Campos. Pero la historia cambió vertiginosamente el 12 de agosto, con el fallecimiento de Campos y su reemplazo por la ecologista Marina Silva, quien en 2010 había logrado el 19% de los votos; el tablero mudó drásticamente porque las encuestas, con mucho empuje mediático, pronosticaron un escenario de empate técnico entre Dilma y Marina, y la campaña se reorientó.
Sin embargo, el peso territorial y organizativo del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) terminó sentenciando el segundo lugar para el tucano con la sorpresa de lograr, con el 33,55%, alcanzar el 6 de octubre más votos que en la elección anterior. Así se produjo la más fuerte de las contiendas, porque desde la embajada norteamericana, en alianza con el capital financiero y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, propiciaron el apoyo de Marina Silva a Aécio Neves para la segunda vuelta, generando un escenario de empate técnico durante gran parte de la campaña para el balotaje. Con fuertes acusaciones por parte del tucano, acompañado de una sistemática campaña mediática, la polarización fue extrema, donde Dilma Rousseff logró su triunfo con un asfixiante 51,64%, unos 54 millones de votos frente a los 51 millones que logró Aécio el 26 de octubre pasado.
Ese mismo 26 de octubre, en Uruguay se disputó la primera vuelta, donde el Frente Amplio logró colocar en primer lugar a Tabaré Vázquez, con el 47,81% de los votos, debiendo enfrentar a Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, que alcanzó el 30,88% de los sufragios. Nuevamente, el escenario se polarizó entre el Frente Amplio y la alianza entre los blancos y colorados, porque Pedro Bordaberry del Partido Colorado decidió impulsar el apoyo al candidato nacional. Y si bien los medios intentaron instalar un empate técnico, la realidad superó la ficción y Tabaré Vázquez volvió a ser electo presidente el 30 de noviembre con el 56,62% de los apoyos.
Perspectiva 2015. Con el balance de las elecciones en 2014, el año electoral que se abre presenta escenarios complejos, dinámicos y cambiantes. Desde combinaciones explosivas de nuevas clases medias y vulnerables, con jóvenes críticos de prácticas tradicionales y potenciadas con la movilización que propician las redes sociales, generan un electorado volátil. Especialmente en Argentina, que es uno de los dos países que tiene elecciones presidenciales junto a Guatemala.
Si bien la presidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, tuvo muchas restricciones durante 2014, provocadas por la presión de los “fondos buitre” y la desaceleración internacional, el escenario devaluatorio e inflacionario pronosticado por agoreros neoliberales pareciera alejarse y abrir camino paulatino a una recuperación de reservas y desaceleración de precios, especialmente cuando venza la clausula RUFO (Rights Upon Future Offers) y se permita enfrentar a los especuladores en otras condiciones. Incluso, cabe señalar que Argentina recibió el apoyo de toda la región para sostener su propuesta de reestructuración de deuda. En cierta medida, lo que explica que la mandataria presenta un alto nivel de aceptación, que ronda el 45%, aunque constitucionalmente está impedida de ir a una nueva reelección en octubre de 2015.
En ese marco, los partidos opositores apuestan a marcar terreno desdoblando las elecciones. Así, la derecha liderada por Mauricio Macri del PRO (Propuesta Republicana) decidió mantener la elección local separada de la nacional, y ésta sucederá el 26 de abril. Y como el ingeniero no puede reelegir y aspira a una presentación nacional, también tendrá el desafío de lograr una sucesión, que se la disputan su incondicional Horacio Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti, quien lidera las encuestas.  Sin embargo, al PRO se le presenta un problema, porque la fuerza de centroizquierda UNEN podría arrebatarle el gobierno local si elige una buena candidatura, que tendrá el espaldarazo del ex gobernador Hermes Binner, del Partido Socialista, fuerza que en alianza con el radicalismo gobierna la provincia desde 2007 e intentaran retenerla en elecciones desdobladas. Si bien Elisa Carrió impulsó una convergencia entre UNEN y el PRO, las críticas internas provocaron su alejamiento, al menos personal, y la alianza sería remota.
Por otra parte, también apuesta a desplazar al oficialismo el intendente de Tigre, Sergio Massa, quien logró una importante victoria en la provincia de Buenos Aires en las elecciones legislativas de 2013 y procura instalarse como alternativa al Frente para la Victoria. Sin embargo, le cuesta lograr un armado nacional y encuentra reticencias para alcanzar acuerdos con UNEN, incluso para apoyos en una virtual segunda vuelta.
Es que desde la presidencia se apuesta a ganar en primera vuelta, situación que se produciría si el oficialismo triunfa con el 45% de los votos afirmativos o con el 40% y una diferencia del 10% del segundo, situación que no sería imposible frente a los niveles de apoyo a la gestión. Por eso, aún no se define un candidato del espacio, más allá que las encuestas que señalan a Daniel Scioli con la mayor intención de votos, también hay otras propuestas que podrían dirimir con el gobernador de la provincia de Buenos Aires en las PASO, como el ministro Florencio Randazzo o el gobernador de Entre Ríos Sergio Uribarri. Lo cierto es que la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner jugará un rol importante en esta definición que sin duda será antes de octubre de 2015.
En tanto, otra elección presidencial que habrá en la región será en Guatemala, el 13 septiembre de 2015, y ya suenan los precandidatos presidenciales que hasta ahora son: Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder), quien lidera las encuestas con el 35%, y es seguido de lejos por Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), ex esposa del ex presidente Álvaro Colom, con un 11,5%, y Alejandro Sinibaldi, del Partido Patriota (PP) –quien figura como posible aspirante oficialista, aunque no ha dejado el gobierno, y ronda un 10% de intención de voto. También se postularían, en orden alfabético: Roberto Alejos, del partido Todos; Mario Estrada, de la Unión del Cambio Nacional (UCN); Roberto González, de Compromiso, Renovación y Orden (Creo), y Juan Gutiérrez, del Partido de Avanzada Nacional (PAN). No se descarta una fuerte polarización de segunda vuelta con resultados inciertos.
Legislativas y locales. En México, el 7 de junio de 2015 se elegirán 500 diputados del Congreso de la Unión, en un sistema mixto. Si bien no es una elección presidencial, las legislativas tendrán un peso importante por la crisis política que vive ese país. La desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos, atacados por fuerzas parapoliciales al mando del ex alcalde de Guerrero, puso de relieve el accionar del narcotráfico sobre los poderes municipales. Se calcula que la desaparición de personas alcanza los 30 mil, a lo que se suman 80 mil muertos desde 1998. Lo que pone al gobierno de Enrique Peña Nieto en una profunda crisis política.
También se producirán elecciones legislativas en El Salvador y Venezuela. El FMLN deberá disputar la mayoría en el parlamento frente Arena el 1º de marzo de 2015. Además de los 84 diputados del Congreso Nacional, estarán en juego los 262 concejos municipales y 20 lugares para el Parlamento Centroamericano. En tanto que el oficialismo de Nicolás Maduro deberá sortear la renovación parlamentaria en una profunda crisis económica, provocada por la caída del precio del petróleo, lo que pone a la oposición en la posibilidad de quedarse con la mayoría en la Asamblea Nacional, más allá que el gobierno tiene todo un año para recuperarse, porque los comicios acontecerán en el último trimestre de 2015.
En tanto que en Bolivia, también el 1º de marzo de 2015, se realizarán las elecciones locales, donde se votarán los 9 gobernadores y los más de 330 alcaldes municipales. Siguiendo los resultados de las presidenciales de octubre pasado, se prevé un fuerte crecimiento de la representación oficial, lo que consolidaría a Evo Morales en el gobierno. A su vez, una elección que será bisagra en la historia de ese país es la que se producirá en Cuba, por la renovación de las autoridades, donde a mitad de año se deberían votar a 14.537 delegados a las Asambleas Municipales, quienes a su vez eligen una parte de los miembros de la Asamblea Nacional, que debería ser electa en su totalidad en diciembre de 2015. Sin duda, ante el nuevo escenario de relación con Estados Unidos, estas instancias quizá tengan nuevas reglas.
Reflexiones. Como síntesis podemos afirmar que el año electoral muestra una consolidación y extensión de las experiencias populares. Entran en un nuevo sendero Costa Rica y Panamá, y se mantienen los gobiernos en El Salvador, Bolivia, Uruguay y Brasil. A su vez, las experiencias del Ffmln, el Frente Amplio y el PT muestran la capacidad de generar relevos desde las propias fuerzas políticas y no depender de la centralidad de una figura carismática. Sin embargo, también muestran la fragilidad frente a la articulación de la oposición y al peso de los medios de comunicación, que tienden a apoyar al poder concentrado. Sin duda es una agenda prioritaria para estos países.
En momentos en que se cumplen 10 Años de la Cumbre de Mar del Plata que marcó un punto de inflexión en la región, sacándola de las políticas neoliberales de ajuste y exclusión, impulsando un modelo de inclusión y garantía de derechos, la región se encuentra en una nueva etapa. En un contexto de retracción de la economía mundial y la desaceleración del crecimiento en América latina, los gobiernos populares tienen el desafío de impulsar nuevas políticas luego de una década de gobierno. Los países latinoamericanos deberán profundizar sus lazos de integración, impulsando su capacidad de desarrollo y compensando la crisis de demanda de los países centrales y la primarización que propicia la relación con China, país al que se está reorientando la región. El continente en sí necesita encontrar un motor de crecimiento que posibilite su crecimiento autónomo e independiente.
Durante los primeros mandatos mostraron la capacidad de gobierno y los segundos períodos el impulso a la redistribución económica, resta ahora generar marcos que propicien transformaciones estructurales que logren un cambio de fondo. Ese es el gran reto que se les presenta también al resto de los gobiernos del continente que durante 2015 y 2016 deberán revalidar sus proyectos, entre los que se encuentra la Argentina de Cristina Fernández de Kirchner como referencia central en la región.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Los cambios estructurales están en marcha. Entrevista a Diego Cánepa


Entrevista. Diego Cánepa. Prosecretario General de la Presidencia del Uruguay

“Los cambios estructurales están en marcha”

“Los cambios estructurales están en marcha”
Una noticia empañó los festejos del Frente Amplio, el fallecimiento del Secretario General de la Presidencia, Alberto Breccia. Durante la mañana del lunes, luego del Consejo de Ministros, el Prosecretario Diego Cánepa fue el encargado de transmitir el hecho e informar a la prensa que Breccia falleció el lunes de mañana y que el gobierno resolvió rendirle honores fúnebres de ministro de Estado, por lo que dispuso que el velatorio se realice en el Salón de los Pasos Perdidos del Parlamento durante 48 hs, para luego ser trasladado al Cementerio Parque del Recuerdo.
Muy breve, el presidente José Mujica se lamentó por el deceso y sostuvo que “que es uno de esos golpes que dan las malas noticias. La vida es un puchito”, sentenció el mandatario. También el presidente electo Tabaré Vázquez lamentó el hecho alegando que fue “una gran persona. Tuvo una enfermedad cruel que supo sobrellevar. Fue un compañero, pero lamentablemente tuvo este desenlace”.
Por su parte, Diego Cánepa expresó que “faltan palabras para expresar lo que significó su tarea y compromiso político. Fue un gran compañero”, sostuvo el funcionario al presentar la noticia y destacó que a pesar de su estado de salud, regresó a Uruguay para votar en la primera vuelta de las elecciones nacionales del 26 de octubre y permaneció para la segunda ronda presidencial del domingo.
En este marco, Diego Cánepa se convirtió en el hombre clave en el proceso de transición que comenzó informalmente este mismo lunes con la reunión del Consejo de Ministros, tal como lo había anunciado el funcionario previo a la segunda vuelta, donde afirmaba que “de ganar el Frente Amplio, la transición comienza el mismo lunes y que será breve”. Aún resta que Tabaré Vázquez defina los nombres clave de su gabinete, aunque trascendieron figuras como Danilo Astori, para Economía, y Eduardo Bonomi, para Interior; además, los nombres de María Julia Muñoz, Víctor Rossi, Miguel Ángel Toma, Álvaro García y Marina Arismendi.
Tampoco se descarta la participación de Diego Cánepa en el nuevo gabinete, por el rol que tuvo durante la gestión de Mujica. Si bien hace no más de cuatro años, la relación entre Mujica y Cánepa era casi nula y militaban en espacios políticos diferentes, se convirtió prácticamente en un Ministro de Presidencia, cargo que el presidente aspiraba a crear. Pero a pesar que las competencias de los prosecretarios está centrada en la revisión jurídica de los decretos y leyes, Cánepa fue articulador de gestiones políticas del presidente y clave para temas relevantes como la legalización de la Marihuana.
Cánepa proviene del movimiento estudiantil, condujo durante 1991-96 la agrupación Frezelmi. Miembro del Partido por el Gobierno del Pueblo (PGP) y representante de la juventud 99 en la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY) hasta 1994 y de Nuevo Espacio hasta 2003. Fue diputado nacional desde 2004 a 2009, momentos en que renuncia por diferencias con su partido. En 2009 se postularía para un cargo a Senador, siendo el único menor de 40 años para ese cargo. En 2010, el presidente Mujica lo designa como Prosecretario de la Presidencia. Luego de la conferencia de prensa, el prosecretario concedió una entrevista a Miradas al Sur para realizar una evaluación del gobierno del Frente Amplio y las perspectivas futuras.
–¿La transición ya comenzó?
–Formalmente no, en esta ocasión colocamos a disposición de hacer el cierre en términos contables y la evaluación de todas las políticas públicas desarrolladas hasta la fecha, para ponerlas a consideración del próximo gabinete. Para que comience, primero debemos esperar que el presidente electo designe los cargos más importantes, que es lo que normalmente se hace, delimitando su gabinete a partir de ellos los secretarios, subsecretarios y prosecretarios. Por lo que nosotros calculamos que formalmente entre el 11 y 12 de diciembre, momento en que el presidente Mujica y yo regresamos de un viaje de trabajo, comenzaremos la transición. Que va a ser relativamente corta, porque ya es la segunda transición del Frente Amplio, más allá de ser un grupo de funcionarios relativamente nuevo, nos conocemos mucho y el recambio no tendrá grandes dificultades.
–No sé si recuerdas que hace 12 años me decías que un gobierno del Frente Amplio necesita 20 años para lograr transformaciones estructurales profundas en Uruguay. Pensás que ahora que llegaron a 10 necesitan 10 más o ya han logrado un gran cambio en el país.
–Es una muy buena pregunta, yo creo que los cambios estructurales más profundos en Uruguay están en camino, que necesitan tiempo todavía. Nosotros somos un país de dimensiones pequeñas en términos de población, no tanto términos de territorio, porque nosotros estamos en medio de dos gigantes, como son Argentina y Brasil. Yo digo siempre que Brasil es como nuestra China y Argentina un país monumental. Pero Uruguay tiene un potencial enorme que es construir una mayor igualdad en la sociedad. Somos el país más igualitario de América latina, por lejos en estos momentos, pero para la sociedad uruguaya no es suficiente. Para nosotros, la gran pelea por lo que paso toda nuestra política pública, todas, las sociales, las económicas, las comerciales o las internacionales, todas se atraviesan con una sola obsesión que es construir más igualdad en la sociedad uruguaya, de manera sustentable, que sea sostenible para generar una sociedad distinta.
–¿No sólo en el plano material?
–Claro, con valores diferentes. Nosotros somos hombres de izquierda, y creemos siempre que el avance más importante es el cultural, y son batallas que llevan mucho tiempo, la política pública genera cambios en un momento con las restricciones que uno tiene. Uno puedo avanzar con las restricciones que tiene, no se puede dar lo que no existe, y creo que en Uruguay hemos tenido gobiernos muy exitosos en estos dos períodos, lo que se demuestra con haber ganado por tres períodos consecutivos, en un país donde ganar de esta manera no se daba desde hace setenta años. Y creo que en sentido, Uruguay está atravesando una serie de cambios estructurales, fundamentalmente en lo que tiene que ver con la salida de la pobreza, estamos en el 10%, la Cepal dice el 5%, estamos al borde de erradicar la pobreza extrema, tenemos un sistema de seguridad social muy extenso, que tiene que ser sustentable, un cambio en la matriz productiva muy fuerte, que tiene que ser sustentable, para que los uruguayos podamos agregar cada vez más valor a nuestro trabajo, para generar una apropiación de los trabajadores mayor de los que es su valor en su aporte en lo que es la generación de valor de la sociedad uruguaya. Esos debates son los que tenemos para adelante, con las restricciones que tenemos, en la sociedad en que vivimos y en la región en la que estamos.
–¿Con una relación regional necesaria?
–Si es la región que tenemos, es en la que vivimos, y queremos integrarnos cada vez más, porque somos conscientes que el futuro es todos unidos o no es, es parte de lo que tenemos muy claro los uruguayos y hemos aprendido mucho en estos años, con las características, con los aciertos y los errores, Uruguay tiene un desafío por delante, porque tiene aciertos que hemos cometido y también errores, porque nadie es perfecto, y creo que los errores son los que hay que corregir para adelante.
–¿Qué te llevas de la experiencia de haber estado al lado del Pepe en la trinchera de la gestión?
–Para los que creen en Dios, agradecerle todos los días, a ver, lo más importante es convivir, convivir porque aún restan unos días, y espero seguir viéndolo mucho, casi 16 horas por día los últimos cuatro años y medio, casi cinco, de mi vida, con el presidente, con Pepe. Destacando lo primero, mi relación como ser humano es un sentimiento enorme (con muestra de emoción), eso yo me lo voy a llevar y voy a seguir compartiendo una amistad con él hasta cuando sea. Lo segundo, como hombre de gobierno, y lo tercero, como político. Pepe, además de ser un personaje increíble es el político más espectacular que ha tenido este país de los últimos años, de las últimas décadas. De él he aprendido mucho, me llevo un enorme aprendizaje y una enorme tranquilidad, porque dimos todo lo pudimos dar; siempre le digo a la gente que no hicimos más porque no nos dio la capacidad para hacerlo. Pero lo hemos dado todo, porque ante todo somos militantes políticos, y como parte de la izquierda uruguaya, y ser militantes políticos es lo que nos define por sobre todas las cosas. Estamos en un lugar de militancia y vamos a estar militando por el resto de nuestras vidas.
–¿Con compañeros de nuestra edad (43) se expresa el recambio generacional del Frente?
–Yo creo que Tabaré va a hacer un recambio importante, va a haber compañeros de mucha trayectoria y otros que ya están y asumirán nuevas responsabilidades. Nosotros tenemos diez años de gobierno, o sea que hay muchos compañeros que tienen experiencia de gestión, que estarán creciendo en el lugar de la administración que hoy ocupan, que van a poder tener una mejora en ese sentido, yo creo que va a haber una mezcla interesante de compañeros con mucha experiencia con otros compañeros que marcaran un recambio importante en el Frente. Esto es Uruguay y todo es paso a paso. Acá hay dos velocidades que son despacio o muy despacio, no se puede ir rápido en esta sociedad.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Otra vez Vázquez gritó un "festejen, uruguayos"

http://tiempo.infonews.com/nota/139137/otra-vez-vazquez-grito-un-festejen-uruguayos

UN FERVOR CIUDADANO QUE NI EL TEMPORAL PUDO FRENAR

Otra vez Vázquez gritó un "festejen, uruguayos"

Hace 25 años, Tabaré lograba ganar la intendencia de Montevideo.

Otra vez Vázquez gritó un
Ritos - Los orientales salieron a celebrar el triunfo desde mucho antes de que se conocieran los primeros resultados - Foto: ap
Desde Montevideo
Otra vez, como en aquel 25 de noviembre de 1989, Tabaré Vázquez Rosas arenga a una multitud en la avenida 18 de Julio, la principal de Montevideo, para que celebre una victoria. En aquella oportunidad decía "¡Festejen uruguayos, festejen!", tras convertirse en el primer intendente socialista de la capital uruguaya. Y en la noche de ayer, pasó a ser el primer socialista en ser reelegido en la presidencia en la historia del país.
A pesar de la tormenta que azotó a todo Uruguay desde la noche del sábado, el afluente de votantes locales se dirigió a las urnas para elegir entre las dos boletas. Sólo algunos residentes en Argentina no pudieron viajar porque se cerraron los puertos. Igualmente, la avalancha por vía terrestre fue de a miles.
En Montevideo, si bien la campaña del Partido Nacional fue intensa, tanto por el accionar mediático como por el gasto –se podía observar un local de apoyo a Luis Alberto Lacalle Pou cada dos cuadras por la 18 de Julio–, no cambió la preferencia de los montevideanos por el Frente Amplio, donde Tabaré Vázquez recibió más del 60% de apoyo.
Luego de ir a votar, los referentes recorrieron locales y cerca de las 7 de la tarde se dirigieron al Four Points Sheraton, frente a la Intendencia, donde se montó el centro de campaña y prensa. Allí, Tiempo Argentino conversó con la presidenta del Frente Amplio, Mónica Xavier, quien afirmó que "la principal tarea militante fue facilitar que la gente vaya a votar, especialmente personas mayores que tenían dificultad de hacerlo y los compañeros estuvieron para darles una mano para que cumplan con su responsabilidad cívica". A la vez, Xavier comentó que "ha sido muy importante el apoyo de dirigentes de la región, lo que se refleja en la cantidad de compañeros que se acercaron y los medios acreditados a nivel internacional".
En tanto, en la sede del Hotel NH el blanco Luis Alberto Lacalle Pou se dirigió a la prensa a los diez minutos de cerrada la votación para reconocer la derrota y sostener que "fue una campaña intensa y resta seguir proponiendo". Poco después, el responsable de la consultora Factum anunciaba una encuesta en boca de urna que daba como ganador a Vázquez con el 53,9% y sólo el 40,6% para Lacalla Pou, con un estimado del 5% de votos blancos y nulos, que se consideran como afirmativos y expresan a un alto número de colorados que se abstuvieron de elegir.
Con esos datos, toda la prensa se concentró en el Hotel Four Points, donde Tabaré Vázquez llegó a las 20 y junto con Raúl Sendic recibió en el primer piso a los visitantes internacionales, que por Argentina fueron por un lado Daniel Scioli y por otro Hermes Binner. A las 21 se hizo presente el presidente José Mujica con su esposa Lucía Topolansky para sumarse a estos intercambios protocolares.
Luego de que Lacalle Pou dio la conferencia de prensa donde afirmó haber llamado a Vázquez para reconocerlo como ganador, quedó todo listo para que la fórmula Tabaré-Sendic bajara al hall central del hotel y proclamara su triunfo. Más tarde, el flamante presidente electo se dirigió a un palco armado en 18 de Julio para cerrar la peripecia electoral y volver a decirle a la ciudadanía: "¡Festejen, uruguayos, festejen!"
Como curiosidad de la historia, los colorados fueron los primeros en abrir una práctica en la que un presidente recibe la banda del mismo a quien se la entregó. La primera vez fue en 1886, cuando Máximo Santos recibió el mando de Francisco Antonino Vidal Silva, a quien se lo había cedido. Pasó lo mismo con el legendario José Batlle y Ordoñez en 1903, que lo recibió de Juan Lindolfo Cuestas, a quien se lo había entregado en 1899. Mientras que el Partido Nacional no logró esta proeza, ahora el Frente Amplio se suma a la lista y marca historia en Uruguay. «
* UBA-UNSAM. Observatorio Política Latinoamericana, para Tiempo
Argentino

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs

Fotos que miran