domingo, 25 de noviembre de 2012

En Brasil, la juventud está con Dilma

“En Brasil, la juventud está con Dilma”

Año 5. Edición número 236. Domingo 25 de noviembre de 2012
Entrevista. Jefferson Lima. Secretario político del PT. El líder de la rama juvenil del oficialismo brasileño habló con Miradas al Sur sobre las distintas problemáticas políticas que atraviesan, en la actualidad, a su generación.
Al ver las raíces del PT inmediatamente surge la figura de Luiz Inácio Lula da Silva en las huelgas obreras de 1980, sin embargo, debería tenerse presente que en su formación el protagonismo juvenil, especialmente del movimiento estudiantil, es relevante con figuras como José Dirceu o Raúl Pont. Incluso, la misma presidenta Dilma Rousseff comenzó su militancia en su adolescencia. Esa juventud que logró formar un partido y llegar al gobierno, ahora es apuntalada por otra generación que no se resigna a seguir cambiando Brasil. La misma dinámica de 10 años de gestión petista generó un nuevo sujeto que dinamiza las estructuras políticas, entre ellas al PT. Así, tras su II Congreso Nacional en 2011, se propusieron tener mayor protagonismo, lograron la cuota en la conducción partidaria y una fuerte presencia en las elecciones de 2012. Por eso, Miradas al Surtomó contacto con Jefferson Lima, que en su ciudad de Sergipe comenzó su militancia universitaria en 2005 y ahora ocupa la Secretaría de Juventud en el PT. –¿La juventud recupera protagonismo en el PT? –En realidad siempre tuvieron protagonismo, pero la juventud como tal estuvo ausente en las políticas del PT. Es que la militancia misma era joven. Además, los petistas tenían protagonismo en las entidades nacionales juveniles, como la UNE. Incluso en la campaña de 1989, la participación masiva de los jóvenes casi dio otra historia al votar en masa a Lula. Pero, al interior del partido, las declaraciones, plataformas y programas no tenían políticas específicas para la juventud, ni siquiera para el movimiento estudiantil, paradójicamente a la composición de sus figuras, como el mismo José Dirceu. Teníamos política para todo: afros, indígenas, mujeres, homosexuales o discapacitados, pero para jóvenes, sólo menciones. Luego de la caída de Collor en 1992, la juventud se destacaba en los encuentros nacionales y se constituían secretarías propias, pero recientemente comprendimos que debemos generar propuestas políticas específicas. –¿Centradas en la juventud? –Sí, pero comprendiendo el carácter múltiple de la juventud brasileña. Donde no hay “una” juventud, sino “juventudes”, con diversas demandas, que nos obligaba a salir del movimiento universitario y conocer realidades muy complejas, como la joven feminista, el joven del campo o el de la periferia de las ciudades, o los jóvenes afros. Incluso ver sus nuevas preocupaciones, como el abordaje del medio ambiente o la recuperación de prácticas culturales. Entonces, dejamos de preocuparnos sólo por disputar la UNE y comenzamos a formar cuadros para impulsar su participación en otras ámbitos y generar parlamentarios y gestores para los gobiernos municipales y estaduales del PT. –¿Se vio reflejado en la última elección? –Osamos presentar más candidaturas jóvenes (sonrisa), que fueron unos 3800 a concejales y 50 a intendentes. Logramos elegir 433 y 17, respectivamente, siendo el 11,5% de los cargos electivos logrados por el PT. Elegimos jóvenes del PT en Minas Gerais y Bahía, aquí logramos el intendente, a la concejala más joven del Brasil, Gislaine Ziliotto, con apenas 17 años, también del PT, que además fue la más votada de la ciudad de Ipê. Creo que el PT logra ser el partido más votado del Brasil y sale siendo la vanguardia en la renovación de la política brasileña. –¿Fueron los objetivos del II Congreso? –Se reafirmaron, porque nos habíamos propuesto reafirmar un diálogo con la sociedad y afiliar nuevos jóvenes al PT. Las elecciones municipales fueron un buen momento, tuvimos el desafío de conquistar los corazones y atraer a los jóvenes que son simpatizantes de nuestro partido a la militancia misma, para defender nuestros gobiernos en las escuelas, barrios y redes sociales. –¿Eso reafirmó su presencia en el PT? –Sin duda, conseguimos que la Dirección Nacional del PT comprendiese que la JPT no podía ser solamente una sectorial del partido. Que precisábamos de más fuerza para vencer los desafíos presentados. Por eso el debate de la renovación generacional es de extrema importancia, y necesitamos tener un partido cada vez más joven y atento a la nueva realidad brasileña. Queremos y trabajamos para construir un partido socialista de masas, que tenga esencialmente en su práctica y organización política la incorporación juvenil. Creemos que la juventud es una fuerte protagonista en el rol que juega el PT en la historia del Brasil y del mundo. –¿Está presente en el gobierno de Dilma? –Si bien la orientación general del gobierno de Dilma tiene como centro la erradicación de la miseria y el hambre extrema, trabajamos para sumar un enfoque ampliado de esas políticas públicas, que impliquen comprenderlas desde la juventud. Creemos que deben apuntar a la superación de la reproducción de la pobreza que afecta especialmente a las nuevas generaciones. El país está viviendo una expansión demográfica, por su mismo desarrollo que implica pensar a la juventud como punto esencial de su política.

Promedio: 5 (1 voto)
Seguinos en Twitter

OTRAS NOTAS

  • A esa juventud esclarecida está confiada la tarea de movilizar a la ciudadanía popular bajo los dictados indiscutibles de nuestras consignas, en tanto siguen su preparación orgánica funcional para una lucha que ha de asegurar nuestro porvenir.” Eso declaraba el líder del Movimiento, Juan Domingo Perón, a escasos días de iniciado el año 1973. La campaña electoral para las elecciones de marzo daba el puntapié inicial y la Juventud Peronista (JP) comenzaba a inundar las calles, las plazas y los estadios de fútbol con el slogan “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.
  • En una semana termina el mandato de Luiz Inácio Lula da Silva, el tornero mecánico que llegó a la presidencia de la mano del Partido dos Trabalhadores para cambiar Brasil. En el Foro Social Mundial de 2002, recién elegido, sostuvo que un gobierno de izquierda debe evaluarse a partir de los cambios que generó a favor de la sociedad. En ese sentido, podemos afirmar que Brasil cambió.
  • Días pasados en una visita al Chaco con motivo de la iniciación de las jornadas nacionales Néstor Kirchner - Florecen mil flores pintamos mil escuelas, mencioné “la fuerza arrolladora de la juventud”, agregando: “Nuestros jóvenes son solidarios, los admiro en su fuerza transformadora y también en su compromiso”. Desde la política pública siempre hemos puesto el acento en promover a los jóvenes. No coincidimos con ese discurso prefabricado que sostiene que la juventud es el futuro del país. El futuro se construye desde el presente y la juventud es parte de este presente.
  • Comencé de la mano de Néstor. Cuando canceló la deuda con el FMI entendí que era posible desde los hechos levantar las banderas de Perón y Evita. Entendí que era posible un gobierno popular y progresista con un tipo que venía del peronismo”, dice Matías Sotomayor. A los 25, tiene a su cargo la secretaría General de la Juventud Peronista Federal. “Veníamos del menemismo y había un descreimiento general hacia los partidos y las instituciones. Néstor era un tipo que venía del peronismo a decir otra cosa.
  • –¿Existe un proceso de trasvasamiento en el kirchnerismo o es un fenómeno espontáneo de incorporación de nuevas generaciones? –Sí existe, porque el trasvasamiento es necesario por una cuestión ideológica. Y el kirchnerismo fue el que les dio mayor importancia a hombres y mujeres para que se incorporen a la política y a la gestión. –¿Cuáles son los valores que unen a las figuras jóvenes?
  • En la estrategia electoral del Partido dos Trabalhadores para las municipales 2012, sin duda el movimiento táctico decisivo estaba en San Pablo. Tras la buena performance en la primera vuelta, donde el PT logró 628 intendencias, quedando tercero pero con el descenso político del opositor PSdB (Partido Social-Democrático de Brasil) que redujo su caudal a 693 y de su aliado PMDB (Partido Movimiento Democrático Brasileño) que superó levemente el millar, ahora el oficialismo quiere la frutilla del postre y coronar a su candidato en la Ciudad más importante de Brasil.

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs