jueves, 25 de febrero de 2010

Democracia que supimos conseguir

Democracia que supimos conseguir

 

Lic. Ricardo Romero

Politólogo UBA/UNSAM

Centro de Cultura y Debate Socialista

 

La democracia argentina generalmente es criticada por una corriente hegemónica de la ciencia política que la analiza bajo patrones del funcionamiento institucional de repúblicas como la norteamericana, por lo cual, sus vicisitudes son atribuidas por una pobre explicación, incluso discriminatoria, a los rasgos religiosos y culturales de la
región, sin ver la injerencia externa podría ser una variable decisiva.


            Si bien las experiencias de los países centrales muestran los mismos vaivenes que las democracias latino americanas, sufrieron regímenes genocidas como el nazismo y el fascismo, y algunos de larga data como la España de Franco y la Portugal de Salazar. Y si bien EEUU no conoce el concepto de golpe de Estado dirimió sus conflictos internos con el asesinato de tres de sus presidentes, por el cual, es ideológicos pretender que la democracia argentina siga el sendero de estas repúblicas.

 

Por el contrario, el derrotero del proyecto democrático impulsado por Moreno desde la Revolución de Mayo, siguió las tendencias de Latinoamérica. Que rompió el yugo del periodo colonial, constituyó Estados Nacionales a través de regímenes conservadores, se ampliaron los derechos con el avance republicano del reformismo y la irrupción de gobiernos populistas que iban más allá de los intereses de las clases dominantes. Justamente, esta configuración contradictoria provoco el enfrentamiento de bloques hegemónico derivaría en una dictadura genocida.

 

La reconstrucción democrática tiene esta base histórica material, por lo cual necesariamente son variables a comprender. De hecho, lo interesante de esta nueva fase es que los conflictos se canalizaron institucionalmente, y hoy el juego parece activas los componentes de la república. Sin embargo, aun faltan marcos de acuerdos políticos del funcionamiento institucional, que evite ese juego casi caprichoso donde la oposición desplaza de las comisiones parlamentarias al oficialismo, por un voto!, y que circunstancialmente el oficialismo lo evita.

 

Quizás podríamos reforzar prácticas latinoamericanas como los acuerdos de oficialismo y oposición de Uruguay, o el esquema de presidencialismo de coalición de Brasil. Incluso, seria interesante reforzar las experiencias participativas autóctonas como el presupuesto participativo, y las de democracia semidirecta. En este breve análisis de la democracia argentina podemos ver que nuestro juego político se centra en los pactos institucionales que costosamente se van construyendo, y que necesariamente tenemos que tomarnos el tiempo de reflexionar bajo propias cosmovisiones que nos permita darnos nuestra propia forma de gobernar. Seamos libres, lo demás no importa nada.

 

jueves, 18 de febrero de 2010

Nota Congreso PT: Una mujer para Brasil.

Envio para evaluar su publicación
--
Ricardo Romero
Politólogo UBA/UNSAM
www.ricardoromeroweb.com.ar

Congreso PT: Una mujer para Brasil

 

Ricardo Romero

Politólogo UBA/UNSAM

Centro Debate y Cultura Socialista

 

"La esperanza venció al miedo" fueron las palabras del tornero mecánico devenido en Presidente de la República. Con esa idea, Lula se propuso marcar un nuevo tiempo histórico, así como el "fico", la "República" o el "Petróleo e nosso" figaron grandes consensos nacionales en Brasil, en su discurso de asunción, impulsó al "FOME Zero" como un eje aglutinador de consenso.

Así, la gestión de Lula se concentró en recuperar el crecimiento económico, y si bien muchos esperaban un viraje de la línea neoliberal que llevaban sus predecesores (Collor, Franco y FHC), Lula se encuadró en una visión neoclásica en lo económico y se subordinó a los imperativos del mercado, a través de altas tasas e independencia del Banco Central.

Desde una perspectiva macro económica, se centra la acción en el intento de privilegiar la reactivación a partir de "incentivar" la inversión. Es verdad, parecería seguir la lógica de los noventa. Sin embargo, cabe destacar que el programa con el cuál asume Lula, se basaba en un desarrollismo industrialista, que básicamente quería generar un progreso inclusivo. De hecho, cuando la derecha generaba inestabilidad, Lula saca una "carta ao povo brasileiro" en la cual se comprometía a cierta continuidad en la política macroeconómica.

Existe un error en considerar las expectativas en Lula como el programa que no ejecutó. De criticar, tenemos que ver cuánta maniobrabilidad tenía Lula para generar un cambio de dirección en las políticas neoliberales. Y en todo caso, porqué los sectores que se fueron por izquierda, no logran superar el 10% del electorado, si es que expresan algo los porcentajes de la democracia burguesa. En un sentido crítico, lo que se puede decir de Lula es que no tuvo capacidad de articular su programa con un compromiso con la burguesía, algo que constantemente expuso como su propuesta, y sólo sostuvo un nivel de crecimiento aceptable para los rendimientos empresariales pero débil para una redistribución cercana al "fome zero".

Sin embargo, no tiremos al bebé con el agua sucia, porque en el marco de las políticas sociales la idea de populismo regresivo es cuestionable en medida de ver la universalización que tienen los programas que se aplican en Brasil. Cómo puede ser que el PT gana en el abandonado nordeste, incluso con el 80 por ciento en segunda vuelta?, eso es sólo el clientelismo estatal?. o no hay que pensar que el Estado también esta llegando a sectores sociales que durante siglos no tuvieron ciudadanía en Brasil?. Incluso, sería interesante ver la aplicación de cupos que impulsa el gobierno, donde pobres y afrodescendientes tendrán acceso a la educación superior, un derecho que en Brasil estaba vedado para la mayoría de sectores populares.

Creo que la visión economicista coloca en el cortoplacismo pragmático la idea de un socialismo automático, sin ver las dinámicas sociales que pueden articular la construcción de proyectos, y se quedan solos sin respaldo social. Debemos tener presente que el proceso de transformación en Brasil no se detiene, y que de la dinámica social depende los avances que puedan generarse para una etapa superior al gobierno de Lula. De hecho, el debate por la sucesión marca hacia donde puede ir el proyecto socialista del PT.

En ese sentido, es interesante analizar los escenarios posibles que se abren para un tercer mandato del Frente Popular (alianza que sustenta a Lula). La primera, puede generarse un candidato de la coalición, como Ciro Gomes, quien expresaría una continuidad prolija de la política lulista, la estrategia con mas fuerza es la propuesta de un candidato propio del PT, donde la candidatura de Dilma Rousseff, actual Jefa de la Casa Civil, podría significar un avance hacia un programa con eje socialista, punto que en Brasil puede seguir consolidando. Con Dilma, la esperanza brasileña aún tiene

posibilidades de alcanzar una sociedad más justa e igualitaria, y existen condiciones para prosperar en ese sentido. Las elecciones de octubre próximo, comenzará a perfilarse el camino que transitará la era post Lula, donde resultan clave recuperar propuestas que seguro se debaten en el Congreso del PT y mostraran que aún  brilla a una estrella y que Brasil también se vestiría de mujer.

martes, 2 de febrero de 2010

Como juego de Aikido. Por Ricardo Romero

Como un juego de Aikido

 

Ricardo Romero

Politólogo UBA/UNSAM

Centro de Cultura y Debate Socialista

 

            Como un juego de Aikido, la contienda entre oficialismo y oposición, con epicentro en el Banco Central y el Fondo del Bicentenario, se contrabalanceó y entró en una nueva etapa. De la defensiva ante la  judicialización del desplazamiento de Redrado y el uso de las reservas, y donde los opositores pretendían acorralar al gobierno, se pasa a una ofensiva del ejecutivo, en que se llevan puesto al economista y colocan el tema en la política y el funcionamiento de las instituciones, como se le reclamaba.

Ante este cambio, la oposición trata de minimizar la resolución de la Bicameral, que ahora podría ir contra Redrado y sus defensores iniciales, Morales y Sanz. De hecho se trata de hacerlo devenir en abstracto, como lo palntea Prat Gay e incluso el "serio" constitucionalista Gil Lavedra, que intenta así eximir al profesional, y a sus amigos del partido, de sus cargos de rebeldía, opción que toma Cobos para lavarse las manos, por eso ahora el gobierno no acepta la renuncia y lo quiere echar, para que el tecnócrata pague sus culpas.

Hay que ver si el gobierno usa también un movimiento de aikido para el Fondo del Bicentenario, utilizando la fuerza del parlamento a su favor. Tema que debería estar evaluando número por número en diputados y senadores. El gobierno sabe que el tema del Fondo y la Deuda Externa generarían un debate amplio en la cámara baja, pero en senadores el tema se morigeraría y podría dar un resultado más certero, dándole la posibilidad de aprobarlo y sobretodo salir fortalecido.

Si consideramos que algunos sondeos indican que en parte de la opinión publica, especialmente del conurbano, crece la idea que no dejan gobernar a Cristina. Los próximos días el gobierno podría llevar el tema a extraordinarias, para ponerlo al juego parlamentario, discutir durante febrero y dejar un marzo con una agenda mas descomprimida debatir, escenario muy diferente del alborotado comienzo de sesiones que esperaba la oposición. Será así?.





Encontra las mejores recetas con Yahoo! Cocina.
http://ar.mujer.yahoo.com/cocina/

Facebook hazte Fan

Comentarios en Facebook

Ricardo Romero

Entradas populares

Blogs

Mi lista de blogs